lunes, 20 de octubre de 2014

LA FUNCIÓN DE RELACIÓN


El movimiento es una parte muy importante de la función de relación. Caminas, corres, saltas... o te sientas en tu pupitre cuando estás en el colegio. El sistema que posee tu cuerpo para hacer posible el movimiento se llama aparato locomotor.

El aparato locomotor está formado por los huesos, los músculos y las articulaciones. Los huesos son piezas duras y resistentes que sostienen el cuerpo; los músculos, partes blandas que recubren el hueso; y las articulaciones, los lugares donde se unen los huesos.

Los huesos del cuerpo forman el esqueleto. Éste proporciona a nuestro cuerpo una estructura rígida y es la base del movimiento: los músculos se contraen y se relajan y, de modo parecido a una palanca, hacen que las partes del esqueleto se muevan a través de las articulaciones.

Pero además de ser el armazón del cuerpo y de hacer posible el movimiento, el esqueleto tiene otras funciones:
  • La protección de órganos importantes de nuestro cuerpo, como el cerebro, el corazón y los pulmones.
  • La estatura, que depende, en gran parte, del crecimiento de los huesos.
  • La fabricación de góbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas, es decir, las células de la sangre. La encargada de producir estas células es la médula ósea roja, que está en el interior del hueso.
  • El almacenamiento de sales minerales, sobre todo calcio y fósforo, necesarias para el desarrollo de los huesos y de otras partes del organismo.
Fuente: http://anatomia-cuerpo-humano.blogspot.com.es

http://lorenaynoelia.blogspot.com.es/

cepazahar.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡¡Gracias por tu comentario!!!